Descubre malos manejos y lo corren de la Presidencia de Tequisquiapan

0
72

Tequisquiapan, Qro.- Aparentemente debido a las investigaciones que se están realizando en contra de la actual administración, el contralor de este municipio fue nuevamente desprendido de su cargo por órdenes del Presidente Municipal, Antonio Mejía Lira.
El pasado 24 de julio, al funcionario municipal Gustavo Ángel Enríquez Briseño, le impidieron la entrada a su oficina de la Contraloría, 2 elementos de la guardia municipal.
De acuerdo al funcionario en cuestión, él se presentó a las instalaciones de la Presidencia Municipal, para realizar sus actividades; sin embargo, dos elementos de la corporación policial le informaron que la oficina se mantendría cerrada por instrucciones “superiores”.
Cuando llegó el funcionario se leía un aviso impreso que decía “El día de hoy no habrá servicio en esta oficina de contraloría municipal, cualquier documento para esta área se recibirá en la recepción de presidencia municipal (planta alta)”; cabe hacer mención que dicho documento no tenía rótulos oficiales ni quien presuntamente daba la orden para cerrar la oficina.
“Me presenté a trabajar, llegué a la oficina y había dos oficiales haciendo el resguardo de mi espacio, dijeron que eran órdenes de su comandante que no podía presentarme a trabajar. Les expliqué que hay una orden de un juez federal en la que hay una suspensión definitiva que sigue firme por lo que no podía dejar la oficina ya que yo soy el responsable”.
El Contralor aseguró que desconocía si faltaban expedientes o si en algún momento, durante la noche del 23 de julio alguien ingresó para sustraer elementos o computadoras relacionadas con las investigaciones que se habían iniciado en contra de la actual administración.
“Les pedí que acudiéramos a la Fiscalía General de Querétaro para que quedara asentado que se me está impidiendo el acceso a mi oficina y que además hay una orden de un juez federal vigente.
Debemos recordar que en febrero del presente año, un juez de distrito ordenó la reinstalación del Contralor Municipal, esto a partir de un oficio que envío el alcalde Antonio Mejía Lira pidiendo su cese; a partir del momento que se dio cumplimiento a la suspensión por parte de la autoridad federal el funcionario se reincorporó a trabajar.
Gustavo Ángel Enríquez Briseño recordó que, apenas la semana pasada se ratificó la suspensión definitiva que lo favorecía para su reinstalación, esto por parte de 3 magistrados.
“La semana pasada quedó firme la sentencia definitiva en contra del recurso que interpuso el municipio en contra de la suspensión definitiva y hasta que la sentencia quede firme yo sigo siendo Contralor Municipal”.
Explicó que con base en la decisión del ayuntamiento, él hará un análisis sobre a qué instancia recurrirá para hacer valer su derecho.
Como sabemos, la Contraloría, por sus características, es un organismo independiente del municipio con facultades para investigar, presentar denuncias y sancionar posibles irregularidades en los que incurra el municipio.
No se descarta que el gobierno de Tequisquiapan, en un intento de contener procedimientos que inició el contralor municipal, intenta -de nueva cuenta- dar de baja al servidor público para instalar un funcionario “a modo”.
Por su parte y al respecto el alcalde de Tequisquiapan, Antonio Mejía Lira, informó que se giró la orden para que el Contralor Municipal Gustavo Ángel Enríquez Briseño no ingresara a su oficina toda vez que el funcionario público había acumulado más de 3 faltas a su trabajo lo que amerita la “suspensión”.
Aclaró que corresponderá a las autoridades competentes determinar la situación del servidor público; no obstante dijo que el Cabildo también deberá decidir cómo se resuelve el posible cambio.
“Más de 3 faltas a su trabajo, eso es suspensión, por lo tanto las autoridades correspondientes se están encargando de este asunto (…) Cabildo, a través del ayuntamiento, será quien decida. Es un órgano colegiado el que decide este tipo de cosas”, explicó el presidente municipal.
Recordemos que el año pasado, el alcalde emitió un documento en el que se ordenaba el cese del Contralor Municipal utilizando como argumento la “autonomía que tiene la administración para decidir quiénes deben ser los servidores públicos” y es que Gustavo Ángel Enríquez Briseño -de conformidad con el reglamento del órgano interno de Control, en concordancia con la Ley General de Responsabilidades Administrativas, la Ley de Responsabilidades Administrativas del Estado de Querétaro; así como los sistemas Estatal y Nacional Anticorrupción fue designado en la pasada administración con facultades transtrieniales.
Debido a ello, quien se dijo afectado, inició un procedimiento jurídico que lo favoreció con la reinstalación y fue en febrero cuando se reincorporó a sus funciones como titular de la Contraloría.
Apenas la semana pasada se ratificó la suspensión definitiva al elemento jurídico que interpuso el municipio, con el que quedaba en firme la reinstalación, esto por parte de 3 magistrados federales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here